Descubre los casinos con historia de San Sebastián, Hendaya y Biarritz

ayuntamiento-donostia

El antiguo Gran Casino es hoy el Ayuntamiento de Donostia-San Sebastián.

19/11/2018

¿Qué tienen en común el antiguo Gran Casino donostiarra (actual Ayuntamiento), el Gran Kursaal, el viejo casino de Hendaya y el de Biarritz? Los cuatro se construyeron a la vera del mar. No es casualidad. Las tres localidades supieron explotar su situación geográfica y convertirse en ciudades balnearias de renombre donde los veraneantes de la época se bañaban durante el día y disfrutaban del juego, de espectáculos y de música en los casinos durante la noche.

El Gran Casino donostiarra

A finales del siglo XIX, la reina María Cristina puso de moda San Sebastián entre la aristocracia y el sector burgués. De día la oferta de la ciudad estaba garantizada. Baño en la reformada playa de la Concha (en esa época se construyó el actual voladizo, el balneario de La Perla y se colocó su famosa barandilla) o paseo por el litoral.

Pero, por la noche, la alta sociedad reclamaba sus espacios de ocio. Con ese fin se construyó en 1887, frente a los jardines de Alderdi Eder, el Gran Casino. Allí se celebraban fiestas, bailes, conciertos y, evidentemente, también se jugaba.

Fotomontaje del actual Kursaal y el antiguo Casino

Fotomontaje del pasado y presente del antiguo Gran Kursaal.
Foto: www.cosasquepasanensansebastian.wordpress.com

El Gran Kursaal

En plena Belle Époque se construyó también otro gran edificio en la ciudad: el Gran Kursaal. Se hizo a la usanza de los casinos europeos de la época: edificios que no sólo albergaban salas de juego sino también espacios para otras actividades. El Gran Kursaal contaba, entre otras cosas, con un teatro con capacidad para 859 espectadores.

Coches y público en la entrada del antiguo casino Gran Kursaal

Llegada de gente a la entrada principal del antiguo Gran Kursaal.
Foto: Facebook SanSebastian Desaparecida

Su enclave era igualmente privilegiado, frente a la playa de Gros y junto a la desembocadura del río Urumea.

Pero en 1924 la dictadura de Primo de Rivera cambió el devenir de estos dos edificios al decretar la prohibición del juego. El Gran Casino dejó de funcionar como tal y, tras varios años, se decidió trasladar allí la sede del Ayuntamiento donostiarra que había estado hasta entonces en la Plaza de la Constitución.

El Gran Kursaal tuvo que cambiar también su actividad principal y se centró en ofrecer teatro, cine, etc, pero eso daba menos ganancias. Al final, la sociedad propietaria decidió derribarlo. Así que, si visitas Donostia-San Sebastián, no lo busques porque no lo encontrarás. En sus terrenos se construyó el actual Palacio de Congresos y Auditorio Kursaal. Aunque su construcción fue inicialmente polémica, este edificio diseñado por el arquitecto Rafael Moneo se ha convertido con el tiempo en un digno sucesor del antiguo Gran Kursaal. Las dos rocas varadas en el mar son ya una imagen emblemática de la ciudad.

Fachada del Casino Kursaal

Actual Casino Kursaal en el edificio del Petit Casino.
Foto: www.sansebastianturismo.com

Hoy día la ciudad cuenta con varios casinos, uno de ellos todavía en una construcción de la época. Es el Casino Kursaal. Sus instalaciones ocupan el edificio del Petit-Casino o Pequeño Casino en la calle Mayor. Anteriormente fue sala de arte y ensayo, y albergó también el primer multicine que hubo en la ciudad.

Los casinos de Hendaya y Biarritz

A pocos kilómetros de la capital donostiarra, en la costa francesa, se pueden visitar dos edificios singulares destinados al juego que fueron construidos también mirando al mar. En Hendaya, a mitad de su paseo marítimo, destaca un edificio construido en la misma playa y con un estilo singular. Un estilo arquitéctonico arábigo completamente diferente a las edificaciones de la zona. Ese es el Old Croisière Casino, el antiguo casino construido en 1884. Hoy ya no funciona como tal y alberga una residencia de lujo y un centro comercial.

Edificio del casino de Hendaya desde la playa.

Old Croisière Casino de Hendaya.
Foto: www.wikimedia.org

Más al norte, en Biarritz, reinando de manera imponente sobre su playa, podemos contemplar su Casino Municipal . Este sí sigue ofreciendo salas de juego, pero además también cuenta con un teatro y una piscina. Se trata de un edificio de estilo art déco construido en 1929 que venía también a cubrir esas necesidades de ocio de quienes disfrutaban de esta ciudad balnearia.

Fachada hacia el mar del casino de Biarritz

Casino Municipal de Biarritz.
Foto: www.congres.biarritz.fr

El Casino Municipal de Biarritz pudo haber corrido la misma suerte que el Gran Kursaal donostiarra, ya que, en su momento, hubo quien lo quiso derruir. Al final, los partidarios de mantenerlo consiguieron que se renovara y en 1992 fue declarado monumento histórico.

La historia de estas tres localidades se puede contar también a través de sus casinos. En su momento impulsaron el comercio y la hostelería de la zona. Hoy su legado arquitectónico constituye un atractivo más para quienes las visitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *