Txakoli de Getaria, la excusa perfecta para visitar Gipuzkoa

txakoli-hiruzta

Viñedos de txakoli

15/10/2018

Gota a gota, trago a trago, la cultura del txakoli va conquistando más adeptos. Todavía no es un vino excesivamente conocido a nivel nacional, el 80% nos lo bebemos los de aquí, los del País Vasco, sin embargo, en países con una mayor cultura de vinos blancos como Estados Unidos, cada vez es más reclamado. Si no lo conoces, te invitamos a acercarte a este caldo que te sorprenderá.

Un vino con historia

Vamos a hacer un poco de historia para situarnos. La elaboración del txakoli se remonta 500 años atrás. En sus inicios se realizaba en los caseríos para un consumo particular. En el caso de Gipuzkoa, con el tiempo los viñedos fueron desapareciendo hasta llegar a los años 80 con tan solo 18 hectáreas en Getaria y 3 en Zarautz. Los pocos viticultores que todavía trabajaban esa tierra se unieron para renovar el sector y fruto de ello son las 402 hectáreas de viñedos que forman parte hoy día de la denominación de origen Getariako Txakolina.

Copa de txakoli

El txakoli se tiene que servir siempre fresco.
Foto: www.txakoliolatu.com

¿A qué sabe el txakoli?

¿Lo has probado? Si todavía no has tenido ese placer te damos unas pinceladas de su sabor para que te entre el gusanillo. El txakoli es un vino blanco, joven y afrutado, con una graduación moderada (11º) y una leve acidez que le da personalidad.

¿Se bebe escanciado o sin escanciar? La respuesta radica en la denominación de origen. En el caso de los vinos de la denominación de origen Getariako Txakolina, los expertos recomiendan escanciarlo a cierta altura para que, junto con las pequeñas agujas de carbónico, se desprenda todo su aroma y sabor.

Pero existen otras dos denominaciones, Bizkaiko Txakolina y Arabako Txakolina. En estas se recomienda servirlo sin ser escanciado.

Getaria, la cuna del txakoli

Hablar de txakoli y no mencionar Getaria es pecado. Las laderas de esta localidad resbalan hacia el mar conformando la imagen de un gigante manto de patchwork con viñedos mayoritariamente de Hondarrabi Zuri, el tipo de uva con el que se elabora.

Viñedos en Getaria

Viñedos en las laderas de Getaria.
Foto: www.txakolielkano.com

Ese paisaje está salpicado por las diferentes bodegas. Todas ofrecen venta directa al público, pero si, además de poder llevarte a casa sus botellas, lo que te interesa es conocer in situ el mundo del txakoli, algunas ofrecen también la posibilidad de realizar visitas: Akarregi Txiki, Ameztoi, Elkano, Gaintza, Txomin Etxaniz y Urki.

En cualquiera de ellas podrás visitar los viñedos, conocer el proceso de elaboración y degustar este singular vino acompañado por algunos de los productos típicos de la zona como anchoas de Getaria o bonito del norte.

Si cuando vas a lugares nuevos te gusta empaparte de toda la cultura de su entorno, la oferta de la bodega Gaintza te puede interesar. Ofrecen la posibilidad de disfrutar de diferentes packs que incluyen visitar un obrador artesanal de la conocida anchoa de Getaria o recorrer el museo del modisto Cristóbal Balenciaga, embajador de Getaria a nivel mundial.

La bodega Ameztoi lleva cinco generaciones elaborando txakoli. Vídeo: www.txakoliameztoi.com

No te marches de la localidad sin dar una vuelta por el puerto y el casco histórico. Te encontrarás con las famosas parrillas de pescado que invitan a sentarse y disfrutarlas. Allí mismo, en el puerto, podrás entrar en Amona Maria, un local delicatessen donde tienes la posibilidad de adquirir cualquiera de los productos gastronómicos típicos de la localidad y, por su puesto, txakoli de la zona.

Hay txakoli más allá de Getaria

El paisaje de viñedos se extiende más allá de Getaria. Los pueblos de Zarautz y Aia cuentan también con varias bodegas: Zudugarai, Rezabal y Talai Berri son las que ofrecen la posibilidad de visita con degustación.

Arguiñano en los viñedos

Carlos Arguiñano en los viñedos de la Bodega K5.
Foto: www.txakolina-k5.com

Pero en Aia hay un nombre propio que te sonará: Arguiñano. En este municipio se alza sobre una ladera la bodega K5, el proyecto de cinco amigos, entre ellos, el cocinero Karlos Arguiñano. Juntos soñaron con crear su propio vino y lo llevan haciendo desde 2005.

Fuera del entorno de Getaria, pero perteneciente a su denominación de origen, podrás visitar en Hondarribia la bodega Hiruzta. Esta bodega lleva siete años organizando en septiembre el “Día de la Vendimia”. Un plan para convertirse en “vendimiador” por un día y conocer de primera mano el proceso de elaboración del txakoli, incluido el pisado de las uvas como antaño para obtener el primer mosto de la temporada.

El enoturismo del txakoli es otra manera de visitar nuestra tierra. Y es que el vino es, muchas veces, la excusa perfecta para conocer diferentes territorios. Si ese es tu caso y te atraen también los caldos de otras zonas vitivinícolas, un buen plan puede ser hacerte una ruta del vino por la Rioja y Álava. Seguro que también lo disfrutarás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *